ABOGADO 24 HORAS: +34 643647677 | DESPACHO: +34 91 157 37 28

Procedimiento Procesal Penal

Abogados especialistas en derecho Penal

Acepto haber leído la política de privacidad y uso de datos.


He leído y acepto el Aviso Legal y la Política de Privacidad.

Declaro, bajo mi propia responsabilidad, ser mayor de 18 años y respondo de manera exclusiva de la veracidad de dicha declaración.

Acepto recibir la información que la entidad considere oportuno enviarme por correo electrónico o medio de comunicación electrónica equivalente. (Es posible darse de baja en cualquier momento).

La detención en Comisaría. Asistencia Letrada al Detenido. La detención policial.

La detención policial es uno de los momentos más delicados de todo el procedimiento penal, porque en él, se privará de la libertad a quien se le atribuye indiciariamente la comisión de un hecho presuntamente delictivo.

Es fundamental la urgencia e inmediatez en la búsqueda de un abogado que asista en comisaría a cualquier persona detenida para así proteger sus derechos.

Toda persona detenida tiene derecho a ser asistido de un letrado que le defienda sus derechos. Este abogado será designado por aquella persona privada de libertad y si no tuviera se le asignará un abogado del Turno de Oficio.

El abogado tiene la obligación de acudir lo antes posible a la comisaría donde se encuentre el detenido, no debiendo superar las ocho horas, así viene establecido en el artículo 520.4 de la LECrim. El abogado que asistirá al detenido en comisaría tiene el derecho de reunirse en privado con él para que le cuente su versión de los hechos y poder asesorarle. Una vez finalizado esto, se pasará a tomarle declaración como detenido.

 

 

¿En qué consiste la detención policial? ¿Cómo se desarrollará la detención?

La detención tiene lugar cuando a una persona se le atribuye la comisión de un delito calificado como tal por el Código Penal y en consecuencia se le priva de su derecho a la libertad por un periodo de tiempo determinado y limitado.

Los derechos que asisten al detenido se recogen en el art. 520 LECrim, entre ellos se encuentran: el derecho a ser visto por un médico, a ser asistido por un intérprete en caso de extranjería, derecho a que se avise a un familiar sobre su detención, o realizar una llamada telefónica de su elección, así como el de llamar por teléfono a su abogado si se encuentra fuera de la localidad de la detención, entre otros.

En el momento de la detención la Policía está obligada a informar al detenido del motivo de su detención, hechos, calificación jurídica de los mismos e indicios que existen para considerarle presuntamente autor de los ilícitos penales. Tras llegar a comisaría, la Policía esperará la llegada de su abogado para proceder a tomarle declaración, ante esto, el detenido podrá acogerse a su derecho a no declarar. Una vez finalizada su declaración ante la fuerza actuante, pasará a disposición del Juez de Instrucción.

Cabe señalar que además del derecho a no declarar ante la Policía o Guardia Civil, el detenido también tiene ese derecho ante el Juez, así como el de no declarar contra sí mismo o no declararse culpable. Una vez finalizada la declaración y la entrevista personal, de haberse terminado las pesquisas policiales que originaron el atestado, si no es puesto el detenido en libertad, éste, deberá de ser llevado en el plazo mínimo indispensable ante la autoridad judicial.

Toda persona detenida, como su letrado tienen el derecho de acceder a las actuaciones que hayan motivado la privación de libertad, para así poder valorar los hechos y la legalidad de su detención. Esto se contempla en el art. 520.2 d) LECrim como el derecho a acceder a los elementos de las actuaciones; y en el art. 7 de la Directiva Europea 2012/2013/UE. Así como en la reciente Sentencia del Tribunal Constitucional de 9 de marzo de 2018.

 

 

¿Cuáles son los derechos de la persona detenida?

Toda persona detenida tiene los siguientes derechos recogidos en el artículo 520 de la LECrim:

  • Derecho a guardar silencio no declarando si no quiere, o a manifestar que sólo declarará ante el juez. Este derecho resulta clave para la futura defensa del detenido, ya que la primera declaración que se presta puede condicionar todo el proceso.

Este Derecho se contempla en el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (Nueva York, 1966).

  • Derecho a no declarar contra sí mismo y a no confesarse culpable. Es uno de los derechos más importantes que se basa en el principio de la presunción de inocencia y permite el posterior ejercicio del derecho de defensa penal.

 

  • Derecho a designar un abogado de su elección. Si no designara Abogado, se procederá a la designación de oficio. Toda persona detenida tiene derecho a nombrar a un abogado de confianza que le pueda asistir. Si el detenido no conoce abogado alguno, podrá ser su familia quien lo designe tras la aceptación del detenido del abogado designado, ya que es un derecho que le asiste al detenido. En caso de no conocer abogado alguno se le asignará uno del Turno de Oficio.

 

  • Derecho a acceder a los elementos de las actuaciones que sean esenciales para impugnar la legalidad de la detención o privación de libertad. Este derecho se recoge en el art. 5.4 del Convenio Europeo de Derechos Humanos y en el art. 7.1 de la Directiva Comunitaria 2012/2013/UE, ambos textos se pronuncian sobre la necesidad de que toda persona privada de su libertad conozca de los hechos por los cuales se ha adoptado tal medida para así poder pronunciarse sobre ellos e impugnarlos cuando se crea que se ha cometido alguna ilegalidad.

 

  • Derecho a que se ponga en conocimiento del familiar o persona que desee, su privación de libertad y el lugar de custodia en que se halle en cada momento. Esto es el derecho que tiene el detenido de que se informe a su familia de la situación de su detención. Los extranjeros tendrán derecho a que las circunstancias anteriores se comuniquen a la oficina consular de su país y a comunicarse sus respectivas autoridades.

 

  • Derecho a comunicarse telefónicamente, sin demora injustificada, con un tercero de su elección, siempre en presencia de un funcionario de policía o, en su caso, del funcionario que designen el juez o el fiscal, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 527 LECrim.

 

  • Derecho a ser asistido gratuitamente por un intérprete, para las personas extranjeras que tengan dificultades con el lenguaje, así como en el caso de personas sordas o con discapacidad auditiva.

 

  • Derecho a ser reconocido por el médico forense. Este derecho garantiza que el detenido no reciba agresiones o malos tratos durante su privación de libertad. En caso contrario, podrá acreditarlo ante el Juez con el debido informe médico.

 

¿Cuándo se considera que una detención es ilegal?

La detención está sujeta a grandes restricciones y controles ya que con ella se está limitando, provisionalmente, del derecho a la libertad de una persona.

La detención se considerará ilegal cuando se incumplan los requisitos legales previstos en el ordenamiento jurídico. Son los siguientes:

  • Cuando no existan motivos materiales que justifiquen la privación de libertad: retención sin justa causa. Sirve de ejemplo la Sentencia del Tribunal Supremo nº 641 de 17 de julio de 2012 donde se condena a un inspector de policía por un delito de detención ilegal por haber privado de libertad a un conocido suyo con la única finalidad de atemorizarlo.
  • Aquellos casos en los que aún siendo legal la detención, se haya vulnerado algún derecho contemplado en el art. 520 LECrim (asistencia letrada del detenido, conocer los hechos basados en su detención…).
  • Por extralimitación temporal. La detención preventiva no podrá superar un plazo máximo de setenta y dos horas, una vez transcurridas estas, el detenido deberá pasar a disposición judicial. Existe reiterada jurisprudencia al respecto, como por ejemplo la Sentencia nº 88 de 6 de junio de 2011 del Tribunal Constitucional, donde dicho tribunal  considera que la detención de cualquier persona deberá realizarse por el tiempo estrictamente necesario, si esto no se así, se producirá una vulneración del derecho a la libertad personal.

 

Cuando se cumpla alguno de estos requisitos, estaremos ante un delito tipificado en el art. 163 del Código Penal. Para poder subsanar su ilegalidad, se deberá instar el procedimiento de Habeas Corpus.

Despacho de abogados penalistas en Madrid especializado en todo tipo de derecho penal y penitenciario