Al terminar de hacer la compra en un centro comercial, el guarda de seguridad me acusó de haber robado un producto del que tenía el ticket. Sin hacerme ningún caso, llamó a la policía y me denunciaron y condenaron por hurto. La multa era muy pequeña pero mi dignidad me hizo ponerme en contacto con el mejor despacho de abogados de Madrid Ospina Abogados para recurrir la sentencia. El servicio de Juango y su equipo ha sido muy profesional. Gracias a su defensa demostraron que era inocente.

Contacta con nuestro Despacho de Abogados Penalistas en Madrid. Máxima confidencialidad y profesionalidad.