Estuve varios meses cuidando con mi mujer a la hija de una conocida. Al cabo del tiempo dejó de pagarnos por el servicio y cuando le insistimos en el pago, fui denunciado por una falsa agresión sexual a la niña. Conocí Ospina Abogados gracias a un amigo que me recomendó sus servicios. Me había dicho que era un gran penalista. Juango lo hizo todo muy fácil. Demostró mi inocencia durante la instrucción y el asunto quedó ahí. Es un placer contar con el mejor abogado penalista de Madrid.

Contacta con nuestro Despacho de Abogados Penalistas en Madrid. Máxima confidencialidad y profesionalidad.