ospina mejor abogado penalista

¿Cuál es el mejor despacho penalista?

Ospina Abogados ha sido escogido como mejor despacho penalista de 2019 en la categoría ‘White Collar Crime’. Los pilares fundamentales de cualquier buen despacho penalista siempre han de ser los mismos: aplicar la ley y la búsqueda de la verdad. El derecho penal es una de las ramas del derecho que más ha crecido estos últimos años. Este auge se ha debido, en gran parte, a la tendencia de los nuevos despachos por la especialización. El penal económico ha sido uno de los campos que más ha experimentado este crecimiento gracias a la ‘transformación digital’ de ciertos delitos y la aparición de otros nuevos, tras la llegada de Internet y las nuevas tecnologías. Se ha percibido un repunte exponencial en los delitos por estafa informática gracias a la creación de distintas plataformas de compraventa, permitiendo, en muchos casos, el anonimato a través de un perfil falso; así como el pago, cada vez más generalizado, mediante criptodivisas como el Bitcoin, cuyo rastreo es prácticamente imposible y el dinero puede salir del país donde se ha cometido el delito en cuestión de minutos. Estos delitos han obligado a los despachos a especializarse, adaptarse e implementar el uso de las nuevas tecnologías, con

delito de atentado

El delito de atentado

El delito de atentado es un delito del tipo penal recogido por los artículos comprendidos entre el 550 y 556 del Código Penal.  Se entiende como atentado, la agresión u oposición con resistencia grave, intimidación o violencia, a la autoridad, sus agentes o funcionarios públicos, cuando se hallen en el ejercicio de las funciones de sus cargos o con ocasión de ellas. Los atentados contra la autoridad están penados de uno a cuatro años de prisión y multas de tres a seis meses. Aun así, resulta complicado esclarecer tanto para el legislador como para el letrado si los hechos acontecidos pueden o no estimarse como delito de atentado, ya que es necesario que se den una serie de requisitos recogidos en la doctrina jurisprudencial para entender al procesado como autor de dicho delito: a) Un acto básico de acometimiento, empleo de la fuerza, intimidación grave, o resistencia también grave; b) que tal acto vaya dirigido contra un funcionario público o agente de autoridad; c) que dicho sujeto pasivo se hallare en el ejercicio de sus funciones propias del cargo, y, si así no fuera, que el autor del hecho hubiera actuado “con ocasión de ellas”, pues en este delito no

Contacta con nuestro Despacho de Abogados Penalistas en Madrid. Máxima confidencialidad y profesionalidad.