Casos de Éxito

Los profesionales de Ospina Abogados han sido reconocidos como los mejores abogados penalistas en Madrid

Conoce los Casos de Éxito más destacados de Ospina Abogados

Absolución en presunto delito de hurto

El Ministerio Fiscal acusó por un delito de hurto en grado de tentativa del artículo 234.1 y 3, 16 y 62 del Código Penal solicitando diez y once meses de prisión a cada una de nuestras clientas respectivamente.

En Ospina Abogados solicitamos y conseguimos la libre absolución de nuestras clientas en base a que el derecho a la presunción de inocencia impide que nadie pueda ser condenado sin prueba de su culpabilidad, lo que determina con inequívoca contundencia que la carga de la prueba corresponda a las partes acusadoras. En palabras del Tribunal Constitucional en sus Sentencias 3/81, 138/92, 157/96 así como las sentencias del Tribunal Supremo de 14 de septiembre de 1990, 10 de marzo de 1995, 882/96, “la destrucción del principio de la presunción de inocencia exige una prueba desarrollada de forma regular, correcta constitucional y procesalmente y que sea realizada, desde un punto de vista lógico y a través de un juicio de racionabilidad y coherencia suficiente, es decir, que es imprescindible para dictar una resolución condenatoria, la certeza jurídica de la culpabilidad, obtenida a través de la valoración de la prueba, por lo cual, la ausencia de prueba de cargo no puede conducir a una condena más benévola, sino pura y simplemente, a la absolución.”

Absolución en presunto delito de lesiones

En el equipo de Ospina Abogados logramos la absolución de nuestro cliente por un presunto delito de lesiones por el que se le solicitaba la pena de 2 años de prisión y 3000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Nuestra firma manifestó la necesidad imperiosa de que la presunción de inocencia, fuese tenida en cuenta en el caso que nos acontecía. Negando la víctima haber sido objeto de agresión por nuestro cliente, la decisión de absolverle fue racional y acorde a Derecho. Tal como estableció el Juzgado en su Fundamento Jurídico Primero, “la presunción de inocencia, derecho fundamental proclamado en el artículo 24.2 de la Constitución Española, significa en sus paredes maestras, que toda persona acusada de una infracción penal no puede considerarse culpable hasta que se acredite dicha infracción y su participación en la misma. Como indica la STC 31/81 de 28 de julio, ha de existir en su aspecto cuantitativo una actividad probatoria mínima, o más bien suficiente y como indica la STC 150/89 de 25 de septiembre, los medios de prueba han de tener un signo o sentido incriminador respecto de la participación del acusado en el hecho, siendo por tanto de cargo.”

Absolución en presunta falta de lesión

En Ospina Abogados logramos se absolviese a nuestros clientes de una presunta falta de lesiones, consecuencia de la entrada en vigor de la LO 1/15 por la que los hechos denunciados quedan despenalizados o sometidos al régimen de denuncia previa, por lo que, al no reclamar indemnización el presunto demandante, el Juzgado procedió a dictar sentencia absolutoria sin pronunciamiento en materia de responsabilidad civil.

Absolución en presunto delito de lesiones

En Ospina Abogados llegamos hasta la segunda instancia, apelación, consiguiendo el éxito de nuestro cliente.

En Sentencia conseguimos la estimación del recurso de apelación interpuesto por no considerar conforme a Derecho y repercutir negativamente sobre nuestro cliente, la sentencia dictada por el Juzgado de Instrucción que le condenaba por una antigua falta de lesiones, todo ello en base a la correcta defensa de la falta de la prueba suficiente para enervar la presunción de inocencia de nuestro cliente.

La Audiencia declaró que “no puede afirmarse que se haya acreditado de una forma indubitada que el ahora apelante agrediera al denunciante, y por ello el principio in dubio pro reo obliga a no tener como probada la agresión en virtud de la cual el apelante viene condenado en sentencia recurrida. Lo que debe llevar directamente a la solución del apelante.”

Sobreseimiento definitivo en presunto delito societario, de estafa y falsedad

En Ospina Abogados conseguimos se sobreseyese la causa contra nuestro cliente, y como consecuencia, quedó absuelto de los delito societario, estafa y falsedad por los que se le venían investigando, por determinar que los hechos probados no constituían indicios de actividad delictiva.

Absolución en presunto delito contra la Hacienda Pública

En el equipo de Ospina Abogados logramos la absolución de nuestro cliente por un presunto delito de lesiones por el que se le solicitaba la pena de 2 años de prisión y 3000 euros en concepto de responsabilidad civil.

Nuestra firma manifestó la necesidad imperiosa de que la presunción de inocencia, fuese tenida en cuenta en el caso que nos acontecía. Negando la víctima haber sido objeto de agresión por nuestro cliente, la decisión de absolverle fue racional y acorde a Derecho. Tal como estableció el Juzgado en su Fundamento Jurídico Primero, “la presunción de inocencia, derecho fundamental proclamado en el artículo 24.2 de la Constitución Española, significa en sus paredes maestras, que toda persona acusada de una infracción penal no puede considerarse culpable hasta que se acredite dicha infracción y su participación en la misma. Como indica la STC 31/81 de 28 de julio, ha de existir en su aspecto cuantitativo una actividad probatoria mínima, o más bien suficiente y como indica la STC 150/89 de 25 de septiembre, los medios de prueba han de tener un signo o sentido incriminador respecto de la participación del acusado en el hecho, siendo por tanto de cargo.”

Absolución en presunto delito continuado de robo con fuerza en las cosas

En la Sentencia de este caso concreto, se absolvió a nuestro cliente de un delito continuado de robo con fuerza en las cosas de los artículos 237, 238.3º y 4º, 239.1 y 240 del Código Penal, tal y como acusaba el Ministerio Fiscal,  solicitando la pena de dos años y seis meses de prisión.

El Enjuiciador hace notar la importancia en el presente caso de que “en el análisis del tipo penal del robo no puede olvidarse que la fuerza ha de concurrir a la ejecución del hecho, no sirviendo para cualificar el robo, el empleo de una fuerza subsiguiente. La fuerza ha de ser precisamente el medio o instrumento para obtener un apoderamiento, debiendo preceder a este. Así, faltando el elemento configurador del delito de robo con fuerza en las cosas estaríamos en presencia, por la cuantía y momento de los hechos, previos a la reforma de la LO 1/15, de una antigua falta de hurto.”

En consecuencia, el Juzgado resolvió absolviendo a nuestro cliente tanto por el delito continuado de robo con fuerza en las cosas como de una antigua falta de hurto y de falta de hurto en grado de tentativa por haber prescrito al momento de los hechos la misma.

¿Deseas más información? Contacta con nuestro Despacho de Abogados Penalistas en Madrid para resolver tus dudas.